OPOSICION RECHAZA APROBACION UNILATERAL DE REFORMA ELECTORAL Y LEY DE PARTIDOS

Exige que la reforma sea consensuada y propone diálogo directo con el PLD, la sociedad civil y la JCE. El costo de las campañas, la falta de control en la financiación y órganos arbitrales sin independencia están en las raíces de la corrupción y la impunidad. Los partidos que conforman la oposición política al gobierno rechazan la pretensión del Partido de la Liberación Dominicana (PLD) de aprobar de manera unilateral, con su mayoría mecánica en el Congreso Nacional, la Reforma Electoral y la Ley de Partidos, lo que viciaría su legitimidad.

“En estos momentos en que es más evidente que nunca la falta de democracia, especialmente en lo referente al funcionamiento de las instituciones de elección popular que no cumplen con los mínimos estándares democráticos, denunciamos que el PLD -con su mayoría congresual- pretende aprovechar el nuevo sometimiento hecho por la Junta Central Electoral de la reforma a la Ley Electoral y la propuesta de Ley de Partidos para producir una legislación a la medida de sus intereses sectarios y continuistas, dándole la espalda al anhelo del pueblo dominicano de que se produzcan las reformas que requiere nuestro sistema político”.

“En ese sentido, se hace impostergable la inmediata transformación del régimen electoral dominicano a fin de que este garantice la transparencia, la equidad, la pulcritud, la legalidad y la objetividad de las elecciones, al igual que se debe legislar para propiciar el fortalecimiento, la regulación y la institucionalización de los partidos y agrupaciones políticas, y construir una política que no se sustente en la impunidad, la corrupción y el descalabro de la institucionalidad democrática”.

“Los partidos de oposición estamos decididos a promover cambios profundos en el sistema electoral de la República Dominicana y en el funcionamiento de los partidos políticos, orientados a terminar con la ausencia de sanciones, a renovar la cultura política y profundizar la democracia dominicana. Entendemos inaplazable regular el financiamiento de la actividad política pues este constituye, en la actualidad, el eje fundamental para la conformación de poderes públicos proclives a la corrupción y a la impunidad.

La limitación del costo multimillonario de las campañas, así como su duración, la superación de la inequidad en el acceso a la propaganda y a los medios de comunicación; el control y vigilancia de las contribuciones públicas y privadas y un adecuado régimen de consecuencias son fundamentales en la aprobación de la Reforma Electoral y la Ley de Partidos.

Igualmente la ley debe obligar a los partidos a cumplir con su importante papel de impedir los comportamientos no éticos o ilegales de sus militantes. Resulta imperativo incorporar en la ley la disposición de que los partidos suspenderán la militancia a los involucrados en actos de corrupción y el compromiso de que los inculpados por la comisión de actos delictivos no serán nunca más incluidos en las listas de elección popular ni podrán volver a ocupar cargos en el Estado.“

“Una reforma de esta naturaleza y profundidad solo tendrá legitimidad si es consensuada por los diversos actores políticos y sociales, siendo el único camino viable para alcanzarla el diálogo directo e inmediato con el Partido de la Liberación Dominicana (PLD) y sus aliados, con el acompañamiento de la Junta Central Electoral y la sociedad civil, para procurar acuerdos en la Ley de Partidos y la Reforma Electoral”.

“Reiteramos a la Junta Central Electoral y a la sociedad dominicana que, por su importancia, estas vitales piezas legislativas jamás pueden ser el fruto de la aprobación unilateral del PLD en el Congreso Nacional, como se está pretendiendo hacer en estos momentos, tanto en el Senado de la República como en la Cámara de Diputados.“

“Tal como luchamos por una Junta Central Electoral de consenso, hoy nos une el reclamo de aprobar una Reforma Electoral y una Ley de Partidos que promueva y desarrolle la institucionalidad democrática y el Estado de Derecho, al igual que la conformación de un Tribunal Superior Electoral que garantice la legalidad y la legitimidad de los procesos electorales en la República Dominicana y la institucionalidad de los partidos, sin vinculaciones partidarias ni repartos que contaminen la imparcialidad de los miembros de dichos tribunales.”

“Finalmente, hacemos un llamado a la sociedad dominicana y a la opinión pública a estar atentos y vigilantes ante los aprestos del PLD y su mayoría congresual para hacerse un traje a la medida en su pretensión de perpetuarse en el poder.”

Partido Revolucionario Moderno (PRM)

Partido Reformista Social Cristiano (PRSC)

Partido Alianza País (AlPaís)

Partido Humanista Dominicano (PHD)

Partido Dominicanos por el Cambio (D x C)

Frente Amplio (FA)

Partido Quisqueyano Demócrata Cristiano (PQDC)

Fuerza Nacional Progresista (FNP)

Alianza por la Democracia (APD)

Partido Revolucionario Social Demócrata (PRSD)

Opción Democrática (OD)

Partido Socialista Cristiano (PSC)

 

Santo Domingo, D.N. 3 de abril de 2017.