Diputado Fidelio Despradel presenta proyecto para evitar minería metálica arruine agropecuaria y condiciones de vida en región Sur

Advierte proyectos mineros profundizarían déficits de agua en cuentas del Yaque del Sur, El Valle y Enriquillo

El diputado de Alianza País Fidelio Despradel depositó en la cámara baja un proyecto de resolución mediante el cual solicita al Poder Ejecutivo la declaración de las regiones hidrográficas del Yaque del Sur, El Valle y Enriquillo como regiones deficitarias de agua y por lo tanto libres de todo tipo de minería metálica. Con su propuesta, el diputado nacional pretende evitar que se concedan los permisos de explotación minera que empresas como la Gold Quest han solicitado para extraer oro en la zona, donde el acceso al agua apenas alcanza para una producción agropecuaria cada vez más pírrica.

En el documento el legislador aliancista advierte que la situación es tan grave que, a pesar de haber sido inaugurado en el 2004, el Acueducto Múltiple del Suroeste no se encuentra en funcionamiento por los críticos niveles de pluviometría de la región. “La prioridad de políticas públicas para las regiones de El Valle y Enriquillo tiene que ser la protección de las fuentes de agua y la eficientización de todas las formas de aprovechamiento.

Por lo tanto, el ordenamiento territorial en estas cuencas debe excluir las actividades económicas que atenten contra el recurso agua, como elemento crítico para las capacidades productivas de esas regiones”, plantea Despradel. La iniciativa legislativa destaca que la minería metálica afecta sustancialmente los suelos productivos y la disponibilidad de recursos hídricos, tanto por las grandes cantidades de agua que consume, como por la contaminación que produce en ríos y arroyos, superficiales y subterráneos. Además, asegura, constituye un delito, puesto que estos suelos han garantizado la reproducción de la vida vegetal y animal, y en consecuencia, responsables de la vida humana.

El proyecto resalta que las regiones de El Valle y Enriquillo aportan y pueden incrementar su contribución para garantizar la soberanía y seguridad alimentaria y nutritiva del pueblo dominicano.

De manera particular, dice, en el Valle de San Juan se produce una proporción significativa de los alimentos que consume el pueblo dominicano: más del 50% de granos de habichuelas; más del 40% de batata tanto para el mercado interno como para exportación; más del 35% del maíz; más del 6% del arroz; más de 35% del guandul para consumo en verde y el 80% para producción de semilla para siembra nacional; más del 20% de la producción de cebollas; más del 84% de maní; más del 20% de berenjena; así como otras hortalizas y frutas de exportación y para el mercado local.

La propuesta de resolución del diputado Fidelio Despradel exige la acción inmediata del presidente Danilo Medina recordando que la región hidrográfica Yaque del Sur es la fuente de agua para el consumo humano, la producción y sostenibilidad ambiental de las regiones de El Valle y Enriquillo.

Por su parte, la Región de El Valle incluye las provincias Azua, San Juan, Elías Piña y la región Enriquillo, integrada esta región por las provincias Barahona, Bahoruco, Independencia y Pedernales. Esta región hidrográfica, recuerda, presenta un déficit crónico de agua para los usos doméstico, agrícola e hidráulico.

Santo Domingo 21 de junio del 2017