Buenos días

Compañeras y compañeros aliancistas

Amigas y amigos todos

El 16 de agosto del 1996, con el primer gobierno del PLD, se inició en la R.D. la etapa de consolidación del modelo neoliberal; etapa que se caracterizó, entre otros aspectos, por la entrega al sector privado del emporio industrial del Estado y la creación del sistema de seguridad social bajo tutela del sector financiero.

En estos últimos 20 años, hemos presenciado la construcción de un país, algunos de cuyos “logros”, tomados de la prensa diaria, señalamos a continuación:

La segunda tasa más alta de mortalidad infantil de Latinoamérica: 20 muertes de cada 1.000 nacidos vivos, solo superada por Haití (25).

La mortalidad materna es de 101,8 por cada 100.000 nacidos vivos, un “nivel alto” (UNPFA).

La mortalidad neonatal se mantiene en 21 muertes por cada 1.000 nacidos vivos, el 80 % de las muertes neonatales ocurre en los primeros 28 días de vida.

Según el Colegio Médico Dominicano, solo en la Maternidad Nuestra Señora de la Altagracia han muerto en dos años y nueve meses, 1,545 bebés menores de 28 días.

El cuarto lugar en decesos de embarazadas de América Latina y el Caribe.

El informe PISA señala que: en Matemáticas y en Ciencias, República Dominicana se encuentra en el último lugar; en Lectura, nos encontramos en la cuarta posición entre los ocho peores lugares.

Año 2016: hubo mil 613 casos de homicidios. Promedio: 134 homicidios/mes. Más de 4 por día.

Cada año en República Dominicana se registraron 2,147 homicidios entre el período 2005 al 2016. Hablamos de un promedio de 179 homicidios por mes y 6 por día, durante 12 años.

Ocupamos el lugar 120 de los 176 países que figuran en el Índice de Percepción de la Corrupción (IPC) 2016.

El tercer país de América Latina y el Caribe con la mayor cantidad de homicidios hacia mujeres (3.6 por cada 100 mil mujeres), sólo superado por Honduras y El Salvador

En el año 2016 el país registró 111 feminicidios. Promedio: más de 9 por mes.

De seguir el promedio de que cada mes ocurran al menos 8 asesinatos a mujeres, el país finalizaría el año 2017 con la mayor tasa de feminicidios desde el 2012.

La Deuda Consolidada de país es de US$39,869.2 millones (53.6% PIB).

El pago de intereses y comisiones de la deuda pública será para el año 2018 será de  24% del presupuesto de ese año. Es decir, que de cada 5 pesos recaudado, 1 pesos se destinarás al pago de la deuda.

Más del 21 % de los jóvenes dominicanos de entre 15 y 24 años no trabajan ni estudian, una cifra ligeramente mayor al promedio regional, y la mayoría es mujer  (BM).

El 67 por ciento de niñas, niños y adolescentes del país sufre algún tipo de violencia física o psicológica.

Alrededor de 330,000 infantes realizan labores en la economía formal e informal.

Es decir, la RD de hoy es desigual, insegura, injusta, autoritaria, endeudada, violenta, clientelista, con bajos niveles educativos y culturales, de escasas oportunidades sobre todo para jóvenes y mujeres, entre otras características de la sociedad que han moldeado las elites políticas y económicas del país.

Transformar el país en una dirección opuesta a la descrita, nos plantea la necesidad de colocar como objetivo principal de nuestros esfuerzos, y hablo del esfuerzo no solo de las y los aliancistas, sino de todos y todas los que amamos este país, sacar al PLD del poder y abrir el camino hacia las transformaciones democráticas indispensables.

Sabemos que para perpetuarse en el poder, el peledeísmo ha creado una mayoría política mediante las practicas clientelistas, patrimonialistas y el reparto de Estado entre sus aliados, como lo evidencian las condiciones en que se produjo el acuerdo PLD/PRD, mediante el cual se le asignó al presidente de este último partido el control de varias instituciones del Estado a cambio de su apoyo en las pasadas elecciones.

Alianza País está comprometida con la construcción de una nueva mayoría política que debe expresarse como el encuentro de organizaciones políticas, sectores sociales y ciudadanas y ciudadanos independientes mediante un acuerdo sobre bases programáticas alrededor de el compromiso de asumir la transparencia y contra la impunidad, la seguridad ciudadana, la protección del medio ambiente, el impulso y protección a la producción nacional recuperando la producción de rubros que antes producíamos y hoy importamos, como el café y el azúcar, el incremento de las exportaciones mediante el fortalecimiento de la producción, creación de un régimen de seguridad social verdaderamente universal y de calidad, así como destinar los esfuerzos que sean necesarios para desterrar los niveles de violencia en las relaciones interpersonales, entre otros aspectos fundamentales.

Sin lugar a dudas, dentro de este programa, la lucha contra la corrupción y la impunidad es un eje fundamental no solo porque ha convocado a cientos de miles de personas a la movilización, sino porque este es un aspecto determinante para el sostenimiento del modelo peledeísta; por ende, cualquier propuesta para encaminar acciones serias contra este flagelo, no puede contar con el apoyo del PLD, sino que debe ser un punto de apoyo para que los corruptos salgan del poder.    

La nueva mayoría política y social de la que hablamos debe ser amplia, inclusiva, de mujeres y hombres, de jóvenes y adultos, que una el activismo de los sectores medios y la rebeldía del pueblo llano, que involucre a productores agropecuarios, a micro, pequeños y medianos empresarios, a las expresiones avanzadas dentro de las iglesias, a las amas de casa, a los y las estudiantes y, también, por qué no, a militares y policías honestos.

La construcción de una nueva mayoría política y social para sacar al PLD del poder, requiere que todos los sectores consecuentes y sanos se unan sin que ningún sector pierda su independencia y su especificidad, pero si anteponiendo los intereses de la Patria a los intereses particulares.

Desde Alianza País estamos comprometidos con este objetivo, y hacia él, las y los aliancistas del Distrito Nacional, dirigiremos nuestros principales esfuerzos.

Muchas gracias.

Luis Salazar

Coordinador General Del Consejo del Distrito Nacional

Alianza País

26 de noviembre, 2017