Buenos días:

Aliancista presidente de Alianza País, compañero Guillermo Moreno.

Aliancista secretario ejecutivo de Alianza País y diputado nacional, compañero Fidelio Despradel.

Aliancistas Melissa Nicolás, secretaria general del Distrito Nacional, Digna Ruiz, y Alicia Martínez dirigentes del Distrito Nacional.

Aliancistas del Distrito Nacional, de la región Este, de Santo Domingo y San Cristóbal que nos breitling fake watches acompañan.

Apreciados nuevos y nuevas aliancistas.

Amigas y amigos.

En primer lugar, quiero expresar, en nombre de Alianza País en el Distrito Nacional, nuestra satisfacción por la presencia de todos ustedes en este acto.

En el momento histórico que vivimos, el principal reto que tiene Alianza País es el de contribuir a desplazar, en el 2020, a las casta corrupta y corruptora que nos gobierna.

La complejidad de este desafío consiste en que no basta desplazar al peledeísmo del gobierno, sino que se debe contribuir a quebrar lo que se podría llamar el Estado peledeísta profundo; es decir, las redes, jerarquías, relaciones y cultura que sirven de sostén a este modelo político.

Podría pensarse que en el Distrito Nacional, por ser la capital del país, no hay muchos motivos para justificar ese propósito porque al fin y al cabo en esta demarcación se concentran la mayoría de las inversiones del Estado, las sedes de todas las instituciones nacionales e internacionales, las embajadas extranjeras, las más importantes empresas, las grandes avenidas, el polígono central con sus grandes torres, el metro, por ejemplo.

Sin embargo, los motivos, sobran.

Después de más de 20 años de manejo del Estado central y de 14 años de gobierno municipal, del tan cacareado crecimiento económico, de cuantiosos recursos de la inversión extrajera y de un acelerado y costoso proceso de endeudamiento externo, les pregunto:

¿Cuáles son los problemas fundamentales que han resuelto los gobiernos del PLD en el DN?

La desgracia es que el actual gobierno municipal, formalmente de oposición, está siguiendo las mismas huellas de la gestión municipal anterior, más preocupado el actual alcalde del ADN por crearse una imagen presidenciable de cara a futuros certámenes electorales.

Cada día, se nos presentan situaciones que demuestran que los problemas no solo no han sido resueltos, sino que se han agravado.

Acaso no demostró la tormenta Beryl que el descuido del Estado central y del ayuntamiento del DN, en materia de prevención de desastres, permite la ocurrencia de catástrofes que en la mayoría de las ocasiones resultan en pérdidas de vidas humanas y de recursos materiales.

Es que acaso se nos olvida que hace poco más de 10 días, sectores como Las Cañitas, Los Praditos, Los Restauradores, las avenidas República de Colombia, Abraham Lincoln, 27 de Febrero, George Washington, José Amado Soler, John F. Kennedy, Ortega y Gasset, Independencia y México, y el recién inaugurado Hospital Moscoso Puello se convirtieron en ríos desbordados por la incapacidad del Gobierno Central y del ayuntamiento del DN para prever las consecuencias de fenómenos naturales que vienen sucediendo en esta isla desde antes de la llegada de los conquistadores españoles.

En este sentido, según el arquitecto y planificador urbano, Marcos Barinas, solo un 25% de la superficie del Distrito Nacional tiene cobertura de drenaje sanitario, si se toma en cuenta todo el Gran Santo Domingo esta cobertura se reduce a un 10%. 

Pero no han bastado más de dos décadas de gobierno de este partido, manejando cuantiosos recursos, para encarar un problema elemental en un país que se encuentra en el mismo trayecto de los huracanes y las tormentas.

Otro aspecto, relacionado con el anterior, es la contaminación de materiales de plástico que hemos visto en el Malecón de la ciudad, también como producto de las lluvias de Beryl.

En lugar de implementar políticas para regular la importación y el uso de materiales plásticos y desarrollar un proceso de educación ciudadana permanente, que abarque los centros de enseñanza y las familias, acerca de la clasificación y reciclaje de este tipo de desechos y ante las situaciones creadas como la que estamos viviendo hoy, lo que se hace es organizar acciones reactivas y sensacionalistas que no constituyen soluciones duraderas a problemas de esta envergadura.

Como siempre, trátese del caso de la salud, de la inseguridad ciudadana o de la temporada ciclónica, en lugar de la prevención, se responde antes situaciones de hecho con reacciones talmente desacertadas, tal y como es el caso del repetido recurso del patrullaje policiaco militar ante el auge de la delincuencia.

Según lo destacó el Diario Libre, en su edición del 5 de julio de este año, “Con el anuncio de incremento del patrullaje mixto hecho ayer por el presidente de la República, Danilo Medina, sería la quinta ocasión en que militares y policías se integran para realizar labores preventivas contra la delincuencia, bajo un Gobierno del actual mandatario y la séptima en los últimos 14 años.”

Es decir, también, en el DN sufrimos las consecuencias de la falta de políticas públicas que ataquen las causas reales de los problemas, sino que cuando surgen las situaciones de crisis, la respuesta son los paliativos que posponen las soluciones definitivas a viejos problemas.

Todos los vivimos en el DN y que estamos aquí hoy, nos ha tocado vivir de cerca las  consecuencias de una situación donde imperan la corrupción, la impunidad, la violencia, la inseguridad, los problemas en materia de salud y educación, la crisis permanente de los servicios básicos, la falta de oportunidades para jóvenes y mujeres, los bajos fake breitling watch salarios, entre otros graves y fundamentales problemas.

Sin embargo, ante esta dura realidad, no cabe el pesimismo ni la búsqueda de soluciones individuales.

Aquí o se salva el país o nos hundimos todos.

La experiencia de trabajo político de Alianza País en el DN nos enseña que con una línea política acertada, con objetivos, metas y tareas claras, con mujeres y hombres armados con una actitud de compromiso y entrega, con tesón, con trabajo cotidiano y tenaz es posible convertir a nuestro partido en un referente con autoridad política para marcar la diferencia.

Para muestra basta un botón:

En el 2016, pese a nuestra carencias de recursos humanos y materiales, nadando contra la corriente de la política tradicional, sin aliados, y muy a pesar del fraude electoral, Alianza País logró alcanzar más del 5% de los votos en 572 colegios electorales del Distrito Nacional: de estos, 425 están en la C1, 95 en la C2 y 52 en la C3. Estos colegios representan aproximadamente un 28% del total de colegios del DN. Cifra nada despreciable para un partido que había esperado 855 días por su reconocimiento electoral y que fue reconocido el 8 de septiembre del 2015, tan solo a 8 meses del día de las votaciones.

Precisamente, este logro constituye la prueba irrefutable de que es posible fortalecer esta opción política diferente y diferenciadora que es Alianza País, continuadora de lo  mejor de nuestras tradiciones patrióticas y democráticas, que asume la política con criterios éticos, que rechaza los privilegios y canonjías que otorga el poder, tal y como lo demuestra cada día la actuación de nuestro diputado nacional, Fidelio Despradel, en la cámara de diputados.

Pero esto solo es posible, si mujeres y hombres honestos, como ustedes, anteponen los intereses colectivos por encima replica breitling watches del confort particular y se deciden a contribuir con su apoyo a la construcción una sociedad más equitativa, igualitaria, democrática e incluyente.

Por último, reitero mi agradecimiento por su presencia y por el apoyo de consciencia que ustedes le dan hoy a Alianza País en el Distrito Nacional y les aseguro que nada de esto será en vano.

 

Muchas gracias. 

 

Luis Salazar, 

Coordinador del Consejo del Distrito Nacional

22 de julio 2018